Saltar al contenido principal de esta página

El Grupo Unicaja Banco obtiene un beneficio neto de 104 millones de euros en el primer semestre del año, un 39,6% más interanualmente

30/07/2018

Durante el primer semestre de 2018, el Grupo incrementa sus resultados, y mejora trimestre tras trimestre sus indicadores de riesgo, manteniendo elevadas tasas de cobertura, incrementando sus altos niveles de solvencia y preservando su fortaleza financiera

El margen de intereses sube un 4,2% en relación con el mismo período del año 2017

Las nuevas operaciones de crédito concedidas han crecido un 42% (un 45% en empresas y un 36% en particulares) respecto al segundo semestre de 2017. El crédito normal (sin ATAs) crece en el año un 1,8%

Los recursos de clientes minoristas aumentan un 3,8% interanual, impulsados por los recursos fuera de balance y los depósitos a la vista

Se acelera el proceso de disminución de los activos no productivos,  con reducciones del 23,3% interanual (1.248 millones de euros) y del 10,2% en el año (470 millones de euros). En términos netos de provisiones, su peso sobre el balance total disminuye del 3,6% al 2,9% en el semestre

La tasa de morosidad baja 1,1 p.p. en los seis primeros meses del año, hasta situarse en el 7,6%, manteniéndose los elevados niveles de cobertura: 54,9% en dudosos y 63,8% en adjudicados

El Grupo presenta altos niveles de solvencia y continúa reforzando su base de capital: la ratio CET1 regulatoria mejora en 0,8 p.p. en el año, hasta el 15,3%, siendo una de las más elevadas del sector, con un excedente sobre los requerimientos SREP para 2018 de 722 p.b., equivalente a 1.724 millones de euros

El Grupo sigue manteniendo una holgada posición de liquidez, con activos líquidos disponibles que suponen una cuarta parte del balance total

 
El Grupo Unicaja Banco ha obtenido, al cierre del primer semestre de 2018, un beneficio neto de 104 millones de euros, lo que supone un aumento del 39,6% respecto al mismo semestre del ejercicio anterior, con un aumento del margen de intereses del 4,2% (12 millones de euros) y una disminución de los gastos de explotación del 3,0% (impacto interanual positivo en resultados de 9 millones de euros).
 
En este período, destacan: i) la mejora de los niveles de solvencia, que ha situado la ratio CET1 en el 15,3%, siendo una de las más altas del sector; ii) la disminución de los activos no productivos, con una caída de los riesgos dudosos, en los últimos 12 meses, de un 19,6%, reduciendo la tasa de morosidad hasta el 7,6%, en tanto que los adjudicados disminuyen un 27,7% en el mismo período; iii) el mantenimiento de los altos niveles de cobertura de los activos dudosos (54,9%) y de los activos adjudicados (63,8%), que figuran entre los más elevados del sector; iv) el incremento de las nuevas operaciones de financiación crediticia hasta un importe de 1.804 millones de euros en el semestre (lo que supone un crecimiento del 42% sobre las nuevas operaciones del último semestre de 2017); y v) todo ello, sin afectar al alto nivel de liquidez, con unos activos líquidos disponibles descontables en el Banco Central Europeo (BCE) que representan una cuarta parte del balance total.
 
Alta capacidad de generación de resultados
 
En el primer semestre del año, el Grupo Unicaja Banco mantuvo unos elevados niveles de generación de resultados, que permiten alcanzar una cifra de beneficio neto de 104 millones de euros, que se traduce en una rentabilidad sobre recursos propios (ROE) del 5,5%.
 
Los principales factores que permiten mantener unos elevados niveles de generación de resultados son: (i) un sólido margen de intereses, que mejora en relación con el mismo período del ejercicio anterior, debido, por un lado, al incremento de las operaciones que potencian los ingresos y, por otro, a la reducción de los costes de financiación minorista y mayorista; (ii) la disminución de los gastos de explotación, en el marco de una política de mejora de la eficiencia y de la consecución de sinergias; (iii) la reducción de las necesidades de saneamiento (tanto por la caída del volumen de activos no productivos como por los elevados niveles de cobertura mantenidos), y (iv) la obtención de resultados positivos procedentes de la gestión de activos no productivos (NPAs), cuyo saldo bruto registra un descenso interanual de 1.248 millones de euros.
 
El margen de intereses sube un 4,2% en relación con el primer semestre de 2017. El margen del segundo trimestre es superior en un 3,4% al del mismo trimestre del año anterior. El margen bruto del Grupo se sitúa en 492 millones de euros, lo que, unido a una caída del 3,0% de los gastos de explotación, da lugar a un resultado antes de saneamientos de 181 millones de euros, en tanto que el beneficio atribuido asciende a 105 millones de euros.
 
El agregado del margen de intereses y las comisiones se eleva a 411 millones de euros al cierre del primer semestre de 2018, lo que representa un incremento del 2,9% en relación al mismo período del ejercicio anterior y supone un 1,4% respecto a los activos totales medios. Se incrementan las operaciones generadoras de ingresos y se reducen los costes de financiación, posibilitando compensar el efecto que los bajos tipos de interés están teniendo sobre la rentabilidad media de las inversiones crediticias.
 
Por otra parte, la gestión activa de las inversiones en cartera de valores ha permitido que el Grupo Unicaja Banco haya logrado 29 millones de euros de resultados por operaciones financieras. Como resultado neto de otros productos/cargas de explotación se contabiliza un beneficio de 17 millones de euros, posibilitado, principalmente, por los resultados obtenidos en las actividades inmobiliarias y de seguros. La estricta política de contención y racionalización de los gastos se ha visto reflejada en una reducción de los costes de explotación en 9 millones de euros, lo que implica una caída del 3,0% respecto al mismo período  del ejercicio 2017.
 
Por otro lado, en el primer semestre de 2018 se ha destinado a saneamientos y otros resultados un importe neto de 41 millones de euros, inferior al de los primeros seis meses de 2017. Cabe destacar que, por tercer trimestre consecutivo, se han producido recuperaciones netas de saneamientos de crédito, como consecuencia de los altos niveles de cobertura existentes y de la evolución recuperatoria de dudosos.
 
Solidez del negocio bancario: impulso del crédito y crecimiento en recursos
 
La dinámica comercial, centrada en la optimización de los niveles de rentabilidad, ha permitido continuar incrementando los volúmenes de negocio, tanto en términos de saldos de crédito normal, como en formalización de operaciones de crédito y en recursos minoristas captados. En este sentido, hay que destacar, por una parte, el crecimiento de los saldos de préstamos normales, excluidas las ATAs (adquisiciones temporales de activos), en un 1,8% respecto al cierre del ejercicio 2017 y, por otro, el impulso registrado en la concesión de nuevas operaciones de préstamo, con formalizaciones por importe de 1.804 millones de euros, 534 millones más que en el segundo semestre de 2017. Por otra parte, se mantiene un ritmo de crecimiento de los recursos de clientes con menor coste financiero y de aquellos otros que, por su naturaleza, aportan más valor a los clientes e ingresos por comisiones a la entidad, incrementándose, en términos interanuales, el saldo de las cuentas a la vista del sector privado (en un 12,0%) y de los productos de fuera de balance (en un 7,1%). Ambos apartados también crecen en  relación con el cierre de 2017.
 
El volumen de recursos administrados gestionados por el Grupo (sin ajustes por valoración) se eleva a 57.383 millones de euros a junio de 2018. Los recursos de clientes minoristas se sitúan en 51.393 millones de euros, con un crecimiento interanual de 1.872 millones de euros (un 3,8% más). De estos, los recursos gestionados mediante instrumentos fuera de balance aumentan interanualmente en 867 millones de euros (un 7,1% más) hasta los 13.063 millones, suponiendo un 25,4% de los recursos de clientes minoristas del Grupo.
 
Respecto al crecimiento registrado en las nuevas operaciones de préstamo, la producción crece 331 millones en el segmento de pymes y resto de empresas, lo que supone un incremento respecto al último semestre de 2017 del 45%. En el segmento de particulares, la producción de nuevas operaciones se incrementa en 172 millones de euros, lo que supone una subida del 36% sobre el último semestre de 2017; de dichas operaciones, las que cuentan con garantía hipotecaria aumentan un 37% y el resto, un 34%. Por último, en los seis primeros meses de 2018 se han formalizado nuevas operaciones de préstamo al sector público por un importe de 89 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 55% sobre el último semestre de 2017.
 
Todo ello ha contribuido a que el saldo del crédito a la clientela (sin ajustes por valoración) se sitúe en 30.614 millones de euros al cierre de junio de 2018 y, de este, el crédito normal (sin ATAs) en 26.369 millones, incrementándose en el semestre en 461 millones de euros.
 
Plan de digitalización
 
Por otro lado, en el marco del Plan de digitalización en curso, viene registrándose un incremento continuado del número de clientes digitales, que ya representan cerca de un 30% del total. Actualmente, del conjunto de las transacciones de la clientela, el 58% tiene lugar a través de los canales de banca electrónica, el 29% se realiza en oficinas y el 13% en cajeros automáticos.
 
Fortaleza en solvencia
 
El Grupo Unicaja Banco presenta una ratio de capital ordinario de primer nivel (CET1) del 15,3% y de capital total del 15,5%, que figuran entre las más elevadas del sector. Esto supone un incremento, en relación con el cierre de 2017, de 0,8 y 0,5 puntos porcentuales (p.p.) en las ratios de CET1 y de capital total, respectivamente.
En términos de fully loaded (una vez finalizado el período transitorio de aplicación de la normativa de solvencia), Unicaja Banco presenta una ratio CET1 del 13,5% y de capital total del 13,7%. Esto supone un incremento de 0,7 p.p. en la ratio CET1 y de 0,4 p.p. en la de capital total, en relación con diciembre de 2017.
 
Los anteriores niveles de las ratios de capital superan holgadamente los requerimientos establecidos a la entidad por el BCE en el marco del SREP para 2018, que sitúan la ratio CET1 en el 8,125% y la de capital total en el 11,625%. Así, el Grupo, al cierre del primer semestre de 2018, cuenta con un superávit de 722 puntos básicos sobre los requerimientos de CET1, equivalente a 1.724 millones de euros, y de 392 puntos básicos sobre los requerimientos de capital total, equivalente a 936 millones de euros, lo que pone de manifiesto la alta capitalización de la entidad.
 
Holgados niveles de liquidez
 
El Grupo Unicaja Banco mantiene unos sólidos y excelentes niveles de liquidez,así como un elevado grado de autonomía financiera.
 
Los activos líquidos disponibles (deuda pública en su mayor parte) y descontables en el BCE, netos de los activos utilizados, se elevan al cierre del primer semestre de 2018 a 14.539 millones de euros, lo que representa un 25,2% sobre el balance total del Grupo. Este importante volumen de activos líquidos permite gestionar con comodidad los próximos vencimientos de emisiones en mercados.
 
Continuada reducción de  activos no productivos y elevada cobertura
 
Es destacable la persistente y acelerada reducción de los activos no productivos –NPAs- (dudosos más adjudicados inmobiliarios), que han caído en los últimos 12 meses un total de 1.248 millones de euros (el 23,3%), con disminuciones netas de 570 millones de euros en los activos dudosos (el 19,6%) y de 678 millones de euros en los activos adjudicados (el 27,7%), respecto al mismo período del año anterior. Así, el saldo de activos dudosos del Grupo al cierre del primer semestre de 2018 se sitúa en 2.340 millones de euros. La evolución también ha sido positiva en el año, reduciéndose los activos dudosos en 370 millones de euros, lo que ha supuesto una caída de la tasa de morosidad de 1,1 puntos porcentuales, hasta situarse en el 7,6%.
 
Igualmente, el Grupo Unicaja Banco mantiene sus elevados niveles de cobertura, que figuran entre los más altos del sector: la cobertura de sus activos no productivos se sitúa en un 58,7% al cierre de junio de 2018; la de los riesgos dudosos, en el 54,9%, y la de los activos inmobiliarios adjudicados, en el 63,8%. Así, el saldo de activos no productivos, netos de provisiones, se sitúa en la cifra de 1.697 millones de euros, lo que representa un 2,9% de los activos del Grupo al cierre de junio de 2018, frente al 3,6% al cierre del ejercicio anterior, lo que supone una disminución de 0,7 p.p.
 
Por último, la ratio Texas, que mide el porcentaje que representa la suma de los activos dudosos y los adjudicados sobre el agregado de i) provisiones de dudosos ii) provisiones de adjudicados y iii) capital, mejora hasta el 65,9%. Esta ratio, cuanto más reducida sea, mejor situación de calidad del balance y solvencia pone de manifiesto. En el caso del Grupo Unicaja Banco, la ratio presenta una reducción de 6,5 p.p. respecto al cierre de 2017 y de 15,9 p.p. interanual, lo que viene a reafirmar la calidad del balance y la solvencia del Grupo.
 
Otras actuaciones en el ejercicio  2018
 
La Junta General Ordinaria de Accionistas de Unicaja Banco, celebrada el pasado día 27 de abril, aprobó la fusión por absorción de su filial EspañaDuero, que generará sinergias, mejora de eficiencia y beneficios para clientes, accionistas y empleados, fortaleciendo su cercanía y vinculación con el territorio. La Junta de Accionistas, asimismo, aprobó una amplia renovación del Consejo de Administración, motivada por la terminación de mandatos, con una estructura y composición en la línea de los mejores estándares de gobierno corporativo.
 
Por otro lado, en este semestre, la agencia de calificación Moody’s elevó la calificación crediticia de Unicaja Banco de depósitos a largo plazo en dos escalones, desde Ba2/Not Prime hasta Baa3/Prime-3.